NODEPRIL®

Restore Brain
Presentación: 30 cápsulas
Recomendado para: Mejora el estado de ánimo; ansiedad, y alteraciones del sueño.

  • NEUROBLIND®: 3 neuro-vitaminas
  • MIND COMPLEX®: Magnesio + Zinc
  • L-Triptófano
  • SIN GLUTEN, SOYA, NI LACTOSA

UNA FORMULACIÓN DEFINITIVA

NODEPRIL® es un producto desarrollado para cubrir las necesidades incrementadas de nutrientes en estados depresivos, ansiedad y trastornos del sueño. Es un conjunto de ingredientes todos trabajando juntos para el bienestar de su salud mental dando como resultado una mayor motivación y un mejor estado de ánimo.
Un abordaje nutricional diferente, seguro y eficaz.

La ciencia tras NODEPRIL®

NODEPRIL® es el resultado de la investigación y desarrollo por parte de los nuestros científicos en nutrición funcional y neurociencias. NODEPRIL® es un producto que contiene una mezcla de nutrientes, que  combinados en estas proporciones, potencian mecanismos específicos en nuestro cerebro relacionados con el trastorno depresivo, la ansiedad, el stress y los ciclos de sueño.

¿A quienes está dirigido?

  • Es ideal para personas que, en ocasiones, enfrentan dificultad para manejar estrés psicológico, un mayor estado de sensibilidad sensorial o vigilancia, propios también de un periodo de ansiedad o inquietud.
  • Los ingredientes de este producto pueden ayudar con un estado de ánimo saludable y apoyar una mayor sensación de tranquilidad, saciedad y satisfacción.
  • Este producto puede ser beneficioso para las personas que experimentan ansiedad ocasional o se frustran fácilmente. También puede ser útil para aquellos que a veces recurren a la comida cuando se sienten emocionalmente o psicológicamente abrumado.
  • Está recomendado para personas con un bajo aporte nutricional de vitaminas y minerales, que han visto esta deficiencia reflejada en bajo ánimo y capacidad mental disminuida.

 

Nuestros nutrientes funcionan:

  • Estimulando los procesos específicos del ánimo; regulando la ansiedad y mejorando la motivación.
  • Refuerzando los estados metabólicos cerebrales relacionados a neurotransmisores Dopamina, Serotonina, GABA y Glutamato.
  • Restaurando la estructura del sueño normal desde el origen, mejorando la eficiencia, el tiempo de latencia y un despertar temprano.
  • Modulando los mecanismos neuroquímicos del trastorno depresivo, mejorando la fatiga, disminuyendo la ansiedad, inquietud e irritabilidad.

¿Qué hace que NODEPRIL® sea diferente?

Consideramos todo el ecosistema de la mente al desarrollar nuestras fórmulas. Esto da como resultado un producto que regula al alza todo el cuerpo para un bienestar neurológico.

Nuestros nutrientes tienen evidencia consistente que pueden disminuir la inflamación y estrés oxidativo, así como para modular la ruta monoaminergica y la neurotransmisión glutamatérgica, entregando el sustrato para la formación de neurotransmisores y otros metabolitos críticos en la salud neurológica.

El buen funcionamiento de estos sistemas específicos contribuye al mantenimiento del delicado equilibrio de los efectos neuroprotectores versus neurotóxicos en el cerebro. Consulte a su especialista.

La evidencia publicada avala nuestra formulación: 

• Los folatos pueden usarse como terapia complementaria para mejorar el tratamiento farmaceutico. (1)
• La deficiencia de folatos es un hallazgo común en personas deprimidas que lo hacen no-respondedores al tratamiento antidepresivo convencional. (2)
• La baja ingesta de ácido fólico se correlaciona con síntomas más graves de depresión. (3,4)
• La ingesta de folatos evitó el comportamiento depresivo inducido por la restricción de estrés. (5)
• Los folatos modulan los sistemas serotoninérgicos y noradrenérgicos. (6)
• Los folatos inhiben los receptores NMDA como también la síntesis de NO y cGMP. (7)
• Los folatos exhiben un efecto similar a los antidepresivos en la prueba de natacion forzada y el test de suspención de cola (8)
• En diversos estudios se medido la acción de los folatos en periodos de entre 4 semanas y 6 meses, tanto como terapia de potenciación como en monoterapia. En ningún caso aparecieron eventos adversos significativos. En general los resultados fueron favorables tanto en monoterapia como terapia coadyuvante frente a placebo en términos de mayor tasa de respuesta al tratamiento y menor tiempo de respuesta (9)
• Se demostró que 0,5 mg de Ácido fólico + 20 mg Fluoxetina, en tratamiento con pacientes depresivos, mostraron una tasa de remision 50% mas alta que con placebo. (10)
• La coexistencia de síntomas de depresión y un estatus bajo de la vitamina B6 ha sido reportada en varios estudios de corte transversal (11,12).
• En un ensayo aleatorio, doble ciego, controlado con placebo en 563 individuos que sufrieron de un accidente cerebrovascular reciente, una suplementación diaria de 2 mg de ácido fólico y 25 mg de vitamina B6, redujo a la mitad el riesgo de desarrollar un episodio depresivo mayor durante un periodo de seguimiento medio de 7 años. Esta reducción del riesgo fue asociada con un nivel 25% inferior de la homocisteína plasmática en pacientes suplementados en comparación a los controles. (13)
• Según la teoría monoaminérgica de la depresión, una depleción de triptófano puede traducirse en una insuficiente síntesis de neurotransmisores y con ello en un estado de ánimo depresivo. (14)
• En cuanto a estudios de intervención con triptófano en depresión, 2 estudios han cumplido los estandares de n. En ambos estudios las preparaciones de triptófano o 5-HTP mostraron superioridad frente a placebo en el alivio de los síntomas depresivos. (15)
• En general los pacientes con depresión son deficitarios en triptófano en relación a sujetos sanos (16,17).
• Se ha decubierto un efecto antidepresivo sinérgico de a-tocoferol con antidepresivos contra el comportamiento depresivo inducido por un inflamación, causado por la administración central de TNF-a, sugiriendo que esta vitamina puede ser útil para optimizar la farmacoterapia convencional de la depresión, que incluye estados depresivos asociados con afecciones inflamatorias. (18)
• El a-tocoferol causó un efecto preventivo en la progresión del trastorno depresivo en hombre de edad avanzada.(19)
• Los pacientes con depresión habían disminuido los niveles séricos / plasmáticos de vitamina E. (20,21)
• La disminución de la ingesta dietética de vitamina E se asoció con la depresión. y el aumento de 1 mg de vitamina E redujo el riesgo de depresión en un 27%. (22)
• Una mejor salud mental se asoció con una mayor concentración de vitamina E en plasma y niveles de triptófano (23)
• Experimentalmente se ha visto que la deficiencia de magnesio causa comportamientos compatibles con depresión, y se ha observado una relación inversa entre la ingesta de magnesio en la dieta y la sintomatología depresiva (24)
• Además, la depleción sostenida de magnesio se asocia con activación de procesos inflamatorios lo que empeora los síntomas depresivos (25,26)
• En cuanto al efecto antidepresivo del uso de suplementos de magnesio, el magnesio modula la actividad del receptor NMDA del glutamato (27)
• Los resultados favorables en modelos animales de depresión (28,29) dieron paso al estudio de la aplicabilidad clínica del magnesio en el tratamiento de la depresión.
• En relación a la salud mental, se ha visto que la carencia de zinc incrementa los niveles de peroxidación lipídica afecta a la supervivencia celular (30) y en general influye en la homeostasis cerebral conduciendo a alteraciones en el comportamiento, en los procesos de aprendizaje y a estados depresivos (31)
• Se han encontrado niveles sanguíneos de zinc significativamente más bajos en pacientes deprimidos que en controles sanos (32) que a su vez correlacionan con la gravedad de la enfermedad (33) hecho constatado también en pacientes con depresión perinatal (34).
• El efecto antidepresivo del zinc está también mediado por la actuación sobre el receptor NMDA (35), ya que se han constatado alteraciones significativas en la interacción entre el zinc y el receptor NMDA en muestras postmortem de víctimas de suicidio (36)
• En el estudio realizado por Ranjbar et al. Encuentran que el uso de 25 mg/día de zinc como terapia coadyuvante al tratamiento con ISRS disminuye significativamente la puntuación en la escala BDRS al cabo de 12 semanas (37)

 

Referencias
1: C. Lazarou and M. Kapsou, Complementary Ther. Clin. Pract., 2010, 16, 161–166.
2: D. W. Morris, M. H. Trivedi and A. J. Rush, J. Altern.Complement. Med., 2008, 14, 277–285.
3: T. Tolmunen, S. Voutilainen, J. Hintikka, T. Rissanen, A. Tanskanen, H. Viinamaki, G. A. Kaplan and J. T. Salonen, J. Nutr., 2003, 133, 3233–3236.
4: A. Sanchez-Villegas, J. Doreste, J. Schlatter, J. Pla, M. BesRastrollo and M. A. Martinez-Gonzalez, J. Hum. Nutr. Diet., 2009, 22, 122–133.
5: J. Budni, A. D. Zomkowski, D. Engel, D. B. Santos, A. A. dos Santos, M. Moretti, S. S. Valvassori, F. Ornell, J. Quevedo, M. Farina and A. L. Rodrigues, Exp. Neurol., 2013, 240, 112–121.»6: P. S. Brocardo, J. Budni, M. P. Kaster, A. R. Santos and A. L. Rodrigues, Neuropharmacology, 2008, 54, 464–473.
7: P. S. Brocardo, J. Budni, K. R. Lobato, M. P. Kaster and A. L. Rodrigues, Eur. J. Pharmacol., 2008, 598,37–42.
8: P. S. Brocardo, J. Budni, M. P. Kaster, A. R. Santos and A. L. Rodrigues, Neuropharmacology, 2008, 54, 464–473.
9: Fava M, Mischoulon D. J Clin Psychiatry.2009;70(Suppl 5):12–7.
10: Coppen A1, Bailey J. J Affect Disord. 2000 Nov;60(2):121-30.
11: Merete C, Falcon LM, Tucker KL. J Am Coll Nutr. 2008;27(3):421-427.
12: Pan WH, Chang YP, Yeh WT, et al. J Geriatr Psychiatry Neurol. 2012;25(3):170-178.
13: Almeida OP, Marsh K, Alfonso H, Flicker L, Davis TM, Hankey GJ. Ann Neurol. 2010;68(4):503-510.
14: Meyers S. Altern Med Rev J Clin Ther. 2000 Feb;5(1):64–71
15: Shaw K, Turner J, Del Mar C. Cochrane Database Syst Rev. 2002;(1):CD003198
16: Maes M, De Ruyter M, Hobin P, Suy E. Psychiatry Res. 1987 Aug;21(4):323–35.
17: Cowen PJ, Parry-Billings M, Newsholme EA. J Affect Disord. 1989 Feb; 16(1):27–31.
18: L. M. Manosso, V. B. Neis, M. Moretti, J. F. Daufenbach, A. E. Freitas, A. R. Colla and A. L. Rodrigues, Prog. NeuroPsychopharmacol. Biol. Psychiatry, 2013, 46,48–57.
19: H. Shibata, S. Kumagai, S. Watanabe and T. Suzuki, J. Epidemiol., 1999, 9, 261–267.
20: M. Maes, N. De Vos, R. Pioli, P. Demedts, A. Wauters, H. Neels and A. Christophe, J. Affective Disord., 2000, 58, 241–246.
21: A. J. Owen, M. J. Batterham, Y. C. Probst, B. F. Grenyer and L. C. Tapsell, Eur. J. Clin. Nutr., 2005, 59, 304–306.
22: L. German, C. Kahana, V. Rosenfeld, I. Zabrowsky, Z. Wiezer, D. Fraser and D. R. Shahar, J. Nutr., Health Aging, 2012, 15,3–
23: L. Capuron, A. Moranis, N. Combe, F. Cousson-Gelie, D. Fuchs, V. De Smedt-Peyrusse, P. Barberger-Gateau and S. Laye, Br. J. Nutr., 2009, 102, 1390–1394.
24: Jacka FN, Overland S, Stewart R, Tell GS, Bjelland I, Mykletun A. Aust N Z J Psychiatry. 2009 Jan;43(1):45–52.
25: Weglicki WB. Annu Rev Nutr. 2012 Aug 21;32:55–71.
26: Martínez-Cengotitabengoa M, Carrascón L, O’Brien JT, DíazGutiérrez, M-J, Bermúdez-Ampudia C, Sanada K, et al. Int J Mol Sci. 2016 Dec 2;17(12).
27: Razmjou S, Litteljohn D, Rudyk C, Syed S, Clarke M, Pentz R, et al. Neuropsychiatr Dis Treat. 2016; 12:2049–56.
28: Cardoso CC, Lobato KR, Binfaré RW, Ferreira PK, Rosa AO, Santos ARS, et al. Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry. 2009 Mar 17;33(2):235– 42.
29: Fromm L, Heath DL, Vink R, Nimmo AJ. J Am Coll Nutr. 2004 ct;23(5):529S–533S.
30: Stefanidou M, Maravelias C, Dona A, Spiliopoulou C. Arch Toxicol. 2006 Jan;80(1):1–9.
31: Chasapis CT, Loutsidou AC, Spiliopoulou CA, Stefanidou ME. Arch Toxicol. 2012 Apr;86(4):521–34.
32: Szewczyk B, Poleszak E, Sowa-Kućma M, Siwek M, Dudek D,Ryszewska-Pokraśniewicz B, et al. Pharmacol Rep PR. 2008 Oct;60(5):588–9.
33: Maes M, D’Haese PC, Scharpé S, D’Hondt P, Cosyns P, De Broe ME. J Affect Disord. 1994 Jun;31(2):135–40.
34: Wójcik J, Dudek D, Schlegel-Zawadzka M, Grabowska M, Marcinek A, Florek E, et al. Pharmacol Rep PR. 2006 Aug;58(4):571–6.
35: Pittenger C, Sanacora G, Krystal JH. T. CNS Neurol Disord Drug Targets. 2007 Apr;6(2):101–15.
36: Nowak G, Szewczyk B, Sadlik K, Piekoszewski W, Trela F, Florek E, et al. Pol J Pharmacol. 2003 Jun;55(3):455–9.
37: Ranjbar E, Kasaei MS, Mohammad-Shirazi M, Nasrollahzadeh J, Rashidkhani B, Shams J, et al. Iran J Psychiatry. 2013 Jun;8(2):73–9.

Información Nutricional

 

(*) % en relación a la Dosis Diaria Recomendada (DDR)

Uso:
NODEPRIL® está recomendado para uso diario. Tome todos los dias 1 cápsula con abundante agua, idealmente con la comida principal.

Importante:

NODEPRIL® es un Suplemento Alimentario que contiene una mezcla de vitaminas y minerales; ideado para cubrir las necesidades incrementadas de estos nutrientes en el trastorno depresivo, como también en la alteración del sueño. Su uso no es recomendable para consumo por menores de 8 años, embarazadas y nodrizas, salvo indicación medica  profesional competente y no reemplaza una alimentación balanceada. No contiene gluten ni lactosa.

Si nota algún efecto secundario no deseado, suspenda el producto inmediatamente y busque atención médica adecuada si es necesario.

Antes de tomar cualquier suplemento, consulte con su médico de antemano para confirmar que no hay contraindicaciones potenciales, su médico sabrá cual es la mejor alternativa para usted.